Casino México

En la lista (por ahora) solo se muestran los operadores españoles que disponen, de una página internacional que acepta jugadores de México, o bien, su página propia para México.

Juego online en México

El juego en México va ligado a su cultura e historia. Todos los pueblos han tenido al juego como una forma de divertimento y socialización. Se pueden encontrar referencias desde épocas prehispánicas, e incluso se tiene datada la primera pelea de gallos allá por el 1519. Al repertorio se irían sumando los naipes, las loterías y rifas hasta llegar al generoso surtido que llegó a nuestros días y que actualmente regula el Instituto Nacional de Juegos y Sorteos.

El jugador mexicano es aficionado a un sinfín de actividades de las que podrá divertirse apostando. Desde las carreras de caballos, a las carreras de galgos, frontones, pelea de gallos, ferias, cambiando a las actuales apuestas deportivas y emocionantes juegos de casino en los que se podrá jugar a las maquinitas, tragamonedas, a juegos de cartas, a ruletas, bingo.

Hoy en día, gracias a los continuos cambios tecnológicos y las nuevas costumbres de los jugadores mexicanos, la incorporación del juego online ha abierto un enorme abanico de posibilidades y diversión. A una velocidad espectacular, que se viene reflejando claramente en las estadísticas. Los números del negocio online contrastan con los números de la industria del juego presencial que desde el año 2003 anda estancada en cifras, mientras el negocio del juego online en México se estima que creció un 25% a lo largo del año 2017. Un extraordinario crecimiento y que en cifras económicas se traducen en los nada despreciables 500 millones de dólares anuales en ingresos.

De estos grandes números, la industria del juego online mexicana aún se lleva una parte reducida, en proporción, representaría tan solo un 10%. Únicamente existe un operador con dominio .mx jugando en desventaja según la normativa. El resto, son operadores internacionales que tienen su bases en otros países y que admiten sin problemas jugadores mexicanos, incluso muchos de ellos permiten hacer depósitos en pesos mexicanos.

Como en otros países de América latina, la gran mayoría del sector está reclamando intensamente nuevas y actualizadas regulaciones sobre la industria del juego.

La ley con la que se rige el juego en México data de 1947 y aunque parezca increíble, esta ley prohibía cualquier tipo de juego en todo el país. En el año 2005 se adjuntó un anexo que legalizaba las instalaciones de salas de bingo, tragamonedas y apuestas deportivas. Pasados los años, en el mes de diciembre del 2014, la Cámara de diputados aprobó el proyecto de “Ley Federal de Juegos con Apuesta y Sorteos” pero desde entonces, espera la revisión constitucional por parte del Senado de México. Esta ley marca como se pueden establecer los operadores de casinos y juegos en general e indica la edad mínima legal para el juego en 21 años. A su vez legaliza las apuestas online, permitiendo jugar tanto en casinos radicados en México como en casinos internacionales.

Aunque el ámbito del juego y entretenimiento está en marcha, regular el sector con nuevas leyes beneficiaría a la aparición de nuevos permisionarios autorizados por la Secretaría de Gobernación. Por consecuencia, habría un aumento destacable en los ingresos tributarios del país, y mejores ofertas destinadas especialmente a los jugadores mexicanos.

Así que con la tranquilidad que da saber que el juego online es legal en México no habrá que descuidar nunca el fijarnos en los sellos de garantía que den nuestros casinos favoritos. Podremos fijarnos también en si nos ofrecen el entorno en español, si tienen atención al cliente, el tipo de medios para hacer depósitos que ofrecen. Muchos de los jugadores mexicanos utilizan por seguridad y facilidad Todito Cash, DineroMail, EntroPay, Click2pay, tarjetas de crédito (Visa, MasterCard, Diners Club, American Express).

Sobre el tema de los impuestos no hay pautas muy claras, porque la mayoría de jugadores online mexicanos lo hace en casinos que están fuera de México. Mucha gente recomienda hablar con profesionales pero sí queda claro que los premios inferiores a 600,000 pesos estarán exentos de pago en la declaración anual.

;